¿Qué es y para qué es la psicoterapia?

La psicoterapia es un proceso en el que un profesional nos ayuda a indagar dentro de nosotros mismos, mediante preguntas, reflexiones y observaciones que nos acercan a las respuestas que necesitamos encontrar y para resolver conflictos que nos generan sufrimiento o nos dificultan el avance en la vida

La psicoterapia no es exclusiva para quienes sufren desequilibrios o patologías. Es sobre todo un proceso de auto-conocimiento que propicia el desarrollo de nuestras capacidades y nuestro crecimiento como seres humanos. 

Cada sesión es una burbuja de espacio/tiempo protegido en el que, el consultante retoma el contacto con su realidad interna, a menudo inconsciente o pasada por alto, con la intención de des-cubrir lo que nuestros sufrimientos o conflictos quieren decirnos de nosotros mismos.

En psicoterapia aprendemos a profundizar dentro de nuestra psique para descubrir y reconocer nuestras "sombras" (miedos, dudas, rencores auto engaños), y así poder comprender por qué están ahí, asumiendo y transformando las heridas que les subyacen.

A medida que avanzamos, naturalmente vamos siendo capaces de asumir también "nuestras luces" (anhelos, sueños, dones y amores) convirtiéndonos en dueños de nosotros mismos.

Es un desafiante camino hacia las propias profundidades en el que comprobamos que, para escapar de las trampas del sufrimiento que experimentamos, sólo podemos salir "hacia adentro",conociéndonos a nosotros mismos, desvelando nuestra verdad a medida que vamos revelando nuestros más íntimos pensamientos y sentimientos que, a menudo suelen estar desconocidos hasta para nosotros mismos. Para este proceso, no sólo podemos servirnos de la palabra, también el arte, el canto y la imaginación son poderosas herramientas con las que podemos trabajar para expresar lo que en silencio nos presiona y aprisiona el alma

El proceso psicoterapéutico es un trabajo tan bello como arduo que implica un gran compromiso interior, sinceridad, responsabilidad y motivación. Es un acto de coraje  para asumir con entereza nuestra verdad al desnudo y sobre todo es un acto de amor que nos damos a nosotros mismos, un amor que inevitablemente se extenderá a todos aquellos con quienes nos relacionemos a lo largo de nuestra vida

El enfoque

Todo Psicoterapeuta serio precisa una formación académica sólida (licenciatura en psicología, psiquiatría) y sobre todo un consistente recorrido en su propio proceso personal ya que la principal herramienta del psicoterapeuta es su propia psique.

Aparte de cursar la carrera en psicología he profundizado en diferentes enfoques y he experimentado diferentes tipos de procesos psicoterapéuticos y de autoconocimiento, principalmente humanistas, psicocorporales, psicoanalíticos y transpersonales. Es en éste último enfoque, el transpersonal, en el que me siento más cómoda al momento de necesitar una "etiqueta" que defina mi quehacer profesional.

La psicología transpersonal es un enfoque académico aún poco conocido que incluye, no sólo el estudio del comportamiento, de los pensamientos y los sistemas relacionales del individuo (a grosso modo las dimensiones de la acción, la mente y lo emocional respectivamente) si no que también incluye de manera primordial el desarrollo de la consciencia desde una perspectiva que trasciende el ámbito de lo personal (de ahí su nombre trans-personal)  y que apunta al reconocimiento de la dimensión espiritual, como el objetivo central del proceso. A menudo se la define como la cuarta fuerza de la psicología debido a que, más que contraposicionarse frente a las corrientes anteriores, (conductismo, psicoanálisis y humanismo) las incluye e integra.

 

Lamentablemente nos encontramos en una época de la humanidad en la que la cultura de consumo ha convertido la espiritualidad en un objeto de comercialización que hace que el uso de la palabra "espiritual" sea tan banal que al final la palabra se quedado "deslavada" de su significado. Las múltiples ofertas de "experiencias, talleres y terapias espirituales" han convertido la búsqueda de la plenitud humana en un simple mercadillo de experimentos más o menos exóticos, para un cada vez más elevado número de consumidores ávidos de experiencias "nuevas", pero que no siempre están dispuestos a pagar el enorme precio de compromiso  y riesgo que implica una auténtica transformación.

Para definir con más exactitud "eso" a lo que nos referimos con la palabra espiritual, parafrasearemos lo que dice la Organización Mundial de la Salud:


“Espiritual se refiere a aquellos aspectos de la vida humana que tienen que ver con experiencias que transcienden los fenómenos sensoriales. No es lo mismo que “religioso”, aunque para muchas personas la dimensión espiritual de sus vidas incluye un componente religioso. El aspecto espiritual de la vida humana puede ser visto como un componente integrado junto con los componentes físicos, psicológicos y sociales. A menudo se percibe como vinculado con el significado y el propósito. Obviamente, la dimensión espiritual o transcendente de la persona, es innata, universal e intrínseca a ella misma. Lo cual conlleva que sea estudiada y practicada desde múltiples disciplinas del saber actual, y milenario. “

 

Desde el enfoque transpersonal, el trabajo se centra no sólo en los aspectos circunstanciales y personales que son la causa común que nos lleva a buscar ayuda psicológica  (fracasos profesionales,  rupturas, crisis personales, divorcios etc..), si no que se sirve de ellos para acceder a un ámbito más esencial, desde donde el sujeto gradualmente pueda ser capaz de trascender sus circunstancias transitorias y se convierta eventualmente en sujeto y objeto de sí mismo. Desde este enfoque el propósito del psicoterapeuta es encontrar vías de acceso al Ser esencial de la persona jalonando las instancias estructurales de su psique para que su experiencia y atención estén cada vez más afianzados en su realidad profunda y para que su experiencia vital goce de una estabilidad que no pueda perderse por el cambio de las condiciones externas.

 

La psicoterapia no nos ahorra el dolor de la existencia humana, ni mucho menos nos promete la falacia de una felicidad fundamentada en logros o placeres superficiales, pero sí nos ayuda a saber enfrentar el dolor inevitable de la vida y a que cada vez nos enfrasquemos menos tiempo en las ciénagas del sufrimiento innecesario ocasionado por nuestra ignorancia, creencias, debilidades y apegos.  No nos hace necesariamente más felices (aunque a menudo eso sucede) pero con seguridad nos hace más libres y dueños de nosotros mismos pues facilita el hacernos más responsables de nuestra experiencia y acciones usando el dolor de la vida en favor de nuestro crecimiento como seres humanos.

 

 

 

¿Cómo funciona?

 Inicio

   Lo primero es hacer una primera Primera cita de reconocimiento mutuo, esta primera cita tiene 2 objetivos:

 

~conocernos para explicarte el enfoque, delimitar el encuadre y que experimentes cómo se trabaja en las sesiones 


~Delimitar la demanda u objetivo que te trae a terapia y en función de ello decidir si soy la especialista más adecuada o si es mejor que te derive a algún profesional cuya técnica o enfoque yo considere más apropiada para tu caso particular

 

~Dejar que la intuición nos indique y nos deje sentir si la elección es correcta, en función de la confianza que yo te despierte como tu posible terapeuta  y la seriedad de tu compromiso como posible paciente

Proceso

  Primera etapa:-Una vez que hemos decidido que puedo ser la persona adecuada para ayudarte establecemos día y hora para comenzar un proceso de preferencia SEMANAL (especialmente al inicio esta frecuencia es la más favorable)

 

El proceso en una primera etapa durará 4 meses-Las sesiones duran entre 1hr y 1'15" aproximadamente

 

Segunda Etapa:-Pasados los primeros 4 meses hacemos una revisión de lo que has podido trabajar y dónde te encuentras ahora, a partir de ahí se establece un compromiso más profundo y serio cuya duración es más relativa a la demanda y objetivos planteados.

 

   

   Es importante asumir que toda transformación profunda y real requiere de perseverancia, compromiso y tiempo... no existen los milagros, al igual que un fruto en un árbol, nuestra maduración pasa por un proceso que requiere cuidado y tiempo.

   El ritmo y velocidad de la transformación es relativo a la naturaleza de la demanda y al nivel de compromiso que se tiene con uno mismo

 

 

¿Cuánto cuesta?

 

    Considero que la psicoterapia es realmente una oportunidad para liberarnos de mucho sufrimiento, considerando que la forma de vida de nuestras sociedades engendra mucha desconexión y patología (basta ver la crisis ecológica del planeta para constatarlo). Por eso creo que es de suma importancia hacerla accesible a todo aquél que esté sinceramente interesado

 

    Como profesional de la salud ante las difíciles condiciones económicas en las que nos encontramos me siento llamada a comprometerme con el servicio aportando con mi grano de arena para que la salud no se vuelva un privilegio de las minorías con alto poder adquisitivo

 

   Si la principal motivación de todo profesional de la relación de ayuda es el servicio al otro, asumo como mi deber estar al alcance de todo aquél que lo necesite. Por esto que conservo mis honorarios en una franja que puede ser asequible a tu condición económica, en función de tu compromiso, la necesidad, la frecuencia de las sesiones, etc…

   Si sientes que lo necesitas y que estás listo para implicarte en éste proceso, pero no sabes si te alcanza, no dudes en contactarme, estoy segura que llegaremos a un acuerdo.....